MCU INAEM
Vista normal Vista MARC Vista ISBD

¿De dónde vienes? Nieves Rodríguez Rodríguez : Un acercamiento a la experiencia del exilio en María Zambrano Monográfico : Teatro español en el exilio.

Por: Rodríguez Rodríguez, Nieves, 1983-.
Tipo de material: materialTypeLabelArtículoEditor: Madrid : Asociación de Autores de Teatro, 2019Descripción: fot.Tema(s): Zambrano, María 1904-1991 | La tumba de Antígona | Delirio de Antígona | Exilio español -- S.XX -- 1939-1975Recursos en línea: Ir al artículo (texto completo) | Dialnet En: Las Puertas del DramaAlcance y contenido: "La filosofía fue creada como instrumento para ordenar el mundo y recolocarnos en él; pretendía, así, guardar orden frente al asombro de las cosas o ante el caos de la naturaleza. Al establecerse para tal fin se convirtió –y sigue siéndolo– en el bien más útil de la sociedad. Una de las maneras necesarias para guardar ese orden fue reducir la realidad a la mínima unidad posible: el Ser. En esta unidad, pues, se reducen las formas del conocimiento (expulsando del mismo las formas espurias como el sueño, la confesión o la imaginación) en las del entendimiento. Esta medida ontológica de las cosas fue válida hasta que el cristianismo, el pensamiento teológico, se incorporó a la filosofía clásica...".
Lista(s) en las que aparece este ítem: Las Puertas del Drama
    valoración media: 0.0 (0 votos)
Tipo de ítem Ubicación actual Signatura Info Vol URL Estado Notas Fecha de vencimiento Código de barras
Publicación periódica Publicación periódica Centro de Documentación Teatral
407 Núm. 52 (2019) http://www.aat.es/elkioscoteatral/las-puertas-del-drama/drama-52/la-tercera/ Libre acceso (en línea) Teatro español en el exilio REV407 52

"La filosofía fue creada como instrumento para ordenar el mundo y recolocarnos en él; pretendía, así, guardar orden frente al asombro de las cosas o ante el caos de la naturaleza. Al establecerse para tal fin se convirtió –y sigue siéndolo– en el bien más útil de la sociedad. Una de las maneras necesarias para guardar ese orden fue reducir la realidad a la mínima unidad posible: el Ser. En esta unidad, pues, se reducen las formas del conocimiento (expulsando del mismo las formas espurias como el sueño, la confesión o la imaginación) en las del entendimiento. Esta medida ontológica de las cosas fue válida hasta que el cristianismo, el pensamiento teológico, se incorporó a la filosofía clásica...".

No hay comentarios para este ejemplar.

Ingresar a su cuenta para colocar un comentario.

Con tecnología Koha