MCU INAEM
Vista normal Vista MARC Vista ISBD

Algo más que meros espectadores / Jesús Campos García Tercera : a escena, que empezamos

Por: Campos García, Jesús, 1938-.
Tipo de material: materialTypeLabelArtículoEditor: Madrid : Asociación de Autores de Teatro, 2011Descripción: p. 3.Tema(s): Espectadores de teatro | Asociaciones teatrales | CensuraRecursos en línea: Ir al artículo (Texto completo) | Descargar | Dialnet En: Las Puertas del DramaAlcance y contenido: "Quien paga, manda. Lo que no significa que necesariamente haya que hacerle caso. De este sometimiento y de esta insumisión es fruto la historia de arte. También la del teatro. Tal vez no fuera así en la prehistoria escénica, cuando el juego de representar surgía espontáneo en fiestas y reuniones, pero a poco que el juego se «normaliza», pasando a formar parte del orden social de la ciudad, el oficiante es valorado por su oficio, y ya no solo es aplaudido, sino también remunerado. Tan remunerado como condicionado. La eficacia —peligrosa— del juego dramático así lo aconseja. Representar la realidad es cuestionarla, y cuestionarla colectivamente. Lógico, pues, que semejante juego inquiete e incomode a los que se saben responsables de esa realidad...."
Lista(s) en las que aparece este ítem: Las Puertas del Drama
    valoración media: 0.0 (0 votos)
Tipo de ítem Ubicación actual Colección Signatura Info Vol URL Estado Notas Fecha de vencimiento Código de barras
Publicación periódica Publicación periódica Centro de Documentación Teatral
REV407 407 Núm. 39 (2011) http://www.aat.es/pdfs/drama39.pdf Libre acceso (en línea) El público REV407 39

"Quien paga, manda. Lo que no significa que necesariamente haya que hacerle caso. De este sometimiento y de esta insumisión es fruto la historia de arte. También la del teatro. Tal vez no fuera así en la prehistoria escénica, cuando el juego de representar surgía espontáneo en fiestas y reuniones, pero a poco que el juego se «normaliza», pasando a formar parte del orden social de la ciudad, el oficiante es valorado por su oficio, y ya no solo es aplaudido, sino también remunerado. Tan remunerado como condicionado. La eficacia —peligrosa— del juego dramático así lo aconseja. Representar la realidad es cuestionarla, y cuestionarla colectivamente. Lógico, pues, que semejante juego inquiete e incomode a los que se saben responsables de esa realidad...."

No hay comentarios para este ejemplar.

Ingresar a su cuenta para colocar un comentario.

Con tecnología Koha